Buscar

51 perros de trabajo abandonados en el Aeropuerto de Kabul

Actualizado: 1 de sep de 2021

Decenas de perros esperan la evacuación para completar la retirada de Estados Unidos de Afganistán.


Perros de servicio encerrados y hacinados en Kabul. Imagen: Veterans Sheepdogs of America

Casi 24 horas después de que el General de División Chris Donahue abandonase el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul en el último vuelo, se sigue a la espera de que decenas de perros de trabajo contratados que sirvieron para el ejército estadounidense sean embarcados en un avión esta misma noche, en las primeras horas del miércoles.


La Veterans Sheepdogs of America ha denunciado que un total de 51 perros que trabajaron para el Ejército de Estados Unidos en la modalidad de subcontrata, han sido abandonados en jaulas en Kabul. Ahora, están recaudando fondos para devolver a estos animales de vuelta a Estados Unidos y que no queden en manos de los talibanes.

Desde la organización informan que la operación de rescate (bautizada como "Operación Hércules") les está costando 1,67 millones de dólares, necesarios para fletar un avión Boeing 737 y trasladar a los perros hasta la base aérea de Ramstein (Alemania), donde harían una cuarentena de 30 días para poner rumbo a Estados Unidos. El destino final: ser donados a departamentos de policía que necesiten sus servicios.


Todo parece indicar que la evacuación de estos perros estaba programada, pero un cambio

reciente en la política promulgada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de suspender el transporte de perros desde Afganistán y otros 100 países a Estados Unidos, fue el principal impedimento para el embarque de los animales.

La regulación de los CDC impone la prohibición de ingresar perros y otras mascotas a los Estados Unidos a una larga lista de países tras la detección de certificados de vacunas antirrábicas fraudulentos, que ante la imposibilidad de ser comprobados y verificados, generaron la drástica medida.

Ahora se espera que la toma del control del Aeropuerto Internacional de Kabul por parte de personal turco, según ha informado la cadena de TV Al Jazeera, agilice y facilite la extracción de los animales, asunto en el que ya se ha implicado el propio Departamento de Estado de los Estados Unidos.


"Estos valientes perros realizan el mismo peligroso trabajo que nuestros perros de servicio militares, y merecían un destino mucho mejor que aquel al que han sido condenados."

Son las declaraciones de la American Humane, una organización que lleva más de 100 años colaborando con el ejército de los Estados Unidos en el rescate y rehabilitación de animales militares. Esta organización ha instado al Gobierno de los Estados Unidos a clasificar a los perros de trabajo contratados al mismo nivel que los perros que pertenecen al ejército, con el fin de evitar bochornosas situaciones como ésta en el futuro.


¿Qué son los perros de trabajo por contrato?


Existen dos tipos de modalidades en el uso de los perros de servicio por parte de los Estados Unidos. Primero están los perros de trabajo militares (Military Working Dogs o MWD), que son propiedad de las Fuerzas Armadas. Son entrenados por profesionales militares y se especializan en diferentes modalidades para brindar apoyo al resto de unidades del ejército (detección de explosivos improvisados o IED´s, detección de sustancias estupefacientes, búsqueda y rescate...), y se les otorga un rango militar superior al de su guía o manejador.

Cuando la demanda de servicios caninos supera la carga de trabajo que el ejército puede asumir, se recurre a empresas privadas que entrenan perros para escenarios militares. Se les conoce como perros de trabajo por contrato (Contract Working Dogs o CWD), y las empresas que los proporcionan suelen pertenecer a veteranos licenciados.

Sea cual sea la modalidad elegida por el Departamento de Defensa, los perros realizan las mismas funciones, desde búsqueda y rescate, hasta intervención y seguridad, pasando por la más habitual detección de explosivos en rutas y convoyes militares, en check points, en controles de accesos, y en las rutas de avanzadilla por donde transitarían posteriormente diferentes personalidades.