Buscar

La Ley de Bienestar Animal deja inoperativos a cientos de perros policía

Debido al endurecimiento de la Ley de Bienestar Animal, algunos perros de servicio de la policía están actualmente "incapacitados". Esto se aplica particularmente a los comandos de fuerzas especiales (Spezialeinsatzkommandos).


La nueva Ordenanza de Bienestar Animal para perros ha entrado en vigor este 1 de enero de 2022, y es de aplicación en todo el territorio nacional germano. Por muy paradójico que parezca, esta legislación afecta de lleno a los perros utilizados por las fuerzas de seguridad. El principal problema reside en la redacción de uno de sus artículos: "Queda prohibida la utilización de collares con púas u otros medios que sean dolorosos para los perros en la educación, crianza o entrenamiento de los canes".


Sólo los perros de protección de la policía se ven afectados por esta nueva normativa. Los perros de detección y búsqueda están entrenados y manejados de manera diferente. Nada cambia para ellos. Los perros de protección, por otro lado, se utilizan en redadas o manifestaciones cuando la policía prevé situaciones agresivas o peligrosas. Las fuerzas especiales (SEK) también tienen perros que pueden neutralizar sospechosos. Estos últimos son los que centran el debate actual, ya que en su entrenamiento y durante el servicio operativo, los guías caninos utilizan collares de púas y/o de ahorque para dirigir y controlar a sus perros.


El sindicato policial Gewerkschaft der Polizei (GdP) calificó de "fatales" los efectos del nuevo reglamento sobre la seguridad ciudadana. "Estamos absolutamente abiertos a métodos de entrenamiento innovadores en los que se pueda prescindir del dolor". Sin embargo, actualmente no hay alternativas en la mayoría de estados federales, por lo que cada länder está actuando de forma diferente.


En Berlín, por ejemplo, reaccionaron de inmediato a la nueva regulación y retiraron del servicio activo a 49 de los 130 perros policía de trabajo con los que cuentan, mientras que los guías caninos asignados a esos canes han sido reubicados en otras unidades. "El endurecimiento de la regulación de perros solo afecta a la educación, la crianza y el entrenamiento, no al uso", dijo el jueves la senadora del Interior de Berlín, Iris Spranger (SPD). Ahora se están examinando qué métodos de formación se pueden combinar para cumplir con el reglamento. De todas formas, esperan que los ministerios del interior y de justicia se ocupen del problema a nivel estatal y federal y que se permitan excepciones.

Perro del Spezialeinsatzkommandos (SEK) de Berlín junto a su guía. Fotografía: Sergej Glanze

BAJA SAJONIA ESTÁ EXAMINANDO MÉTODOS EDUCATIVOS ALTERNATIVOS


En Baja Sajonia, como parte de la regulación nacional, también se adaptó la ordenanza estatal para perros de servicio policial. Alrededor de 223 perros se han visto afectados; ocho perros han tenido que ser retirados en Hannover. Ahora se teme que si todos los perros de seguridad no están disponibles, las operaciones policiales podrían verse afectadas e incluso restringidas. El GdP no ve ninguna amenaza para el bienestar animal en estos casos, ya que no considera crítico el uso de collares, que sólo se usan con perros de protección en situaciones especiales.


RENANIA DEL NORTE-WESTFALIA NO UTILIZA COLLARES DE PÚAS


Renania del Norte-Westfalia muestra que los métodos educativos alternativos todavía son posibles: “La policía de NRW se ha abstenido con éxito de usar collares con púas para el entrenamiento de sus perros durante varios años. Particularmente con los perros de crianza propia del länder, para los cuales las formas de acondicionamiento se pueden determinar desde el principio, el entrenamiento y el adiestramiento adicional con refuerzo positivo son regularmente exitosos”.

La policía de Renania del Norte-Westfalia cuenta actualmente con 324 perros de servicio, distribuidos entre 47 autoridades policiales de distrito. Según el ministerio, estos son exclusivamente perros protección. Alrededor de 200 de estos canes también están entrenados como detectores, bien sea de drogas, explosivos, billetes, almacenamiento de datos y/o personas y, por lo tanto, también podrían usarse para otros fines.